Las series de médicos son un valor seguro: emoción entre la vida y la muerte, situaciones al límite donde se mezcla lo profesional con lo personal, tramas románticas que apuntan directamente al lacrimal… y repartos de gente muy, muy guapa, que bajo batas y uniformes lucen cuerpos de modelo (va por tí, doctor Sloan). Entre gimnasio y romances, ¿cuándo han tenido tiempo para estudiar medicina? Da igual: nada va a impedir que disfrutemos con las 12 mejores series de médicos que podemos ver ahora mismo en las principales plataformas.

1 / “New Amsterdam”: lo importante son las personas

El doctor Goodwin es nombrado nuevo director del “New Amsterdam”, el hospital público más antiguo de los Estados Unidos. Y nada más llegar, echará a un lado protocolos y burocracias para estar más cerca de lo que verdaderamente importa en la medicina: las personas. Tan idealista premisa chocará con la realidad cotidiana, la escasez de presupuesto y la falta de medios… especialmente acuciante cuando llega la pandemia de COVID, en la tercera temporada. Pero todo es posible si se cuenta con el capital humano de los médicos por vocación.

En ficción, en tiempos de crisis, triunfa el optimismo. Tras la crisis del 29 barrían en taquilla las comedias escapistas de alta sociedad; lo que el público quería era ver a gente rica. Y en tiempos de COVID triunfa “New Amsterdam”, con doctores buenos movidos por buenas intenciones (porque, hey, ¡si quieres puedes cambiar el mundo!). La serie se inspira en un libro que a su vez se inspira en hechos reales (y para esperar que llegue mucha “realidad” a la serie también hay que ser optimista). Pero lo cierto es que sus tramas enganchan, y emocionan. Para más detalles, ver nuestro artículo sobre “New Amsterdam”, temporada 3: fecha de estreno, spoilers y todo lo que debes saber.

2 temporadas disponibles en Netflix con un total de 40 capítulos de unos 45 minutos cada uno. Tercera temporada en emisión en NBC, y cerrado el acuerdo de producción para (al menos) dos temporadas más.

2 / “Anatomía de Grey”: lo importante son las personas… guapas

Meredith Grey entra como interna en el Seattle Grace Hospital, junto con otros “novatos” como ella. Pero su caso es especial, porque su madre fue una respetada cirujana, y Meredith tendrá que afrontar no sólo los retos médicos diarios, sino también la alargada sombra materna. ¿Estará a la altura de su apellido? Se podría decir que sí, teniendo en cuenta que “Anatomía de Grey” lleva 16 años en antena. Y en estos tres lustros y pico, llegamos también a una conclusión inapelable: en Seattle todo el mundo es guapo.

No es algo nuevo: en las series de médicos siempre hay gente guapa. La hay en todas las ficciones: para ver gente corriente ya tenemos… la vida. Y si la ficción es la versión embellecida de la vida, las series de médicos son el embellecimiento agrandado a golpe de desfibrilador. Pero “Anatomía de Grey” se lleva la palma: es la serie del Doctor Macizo y del Doctor Caliente, y sus personajes tienen tiempo para echarse miraditas románticas en medio de una operación (ver vídeo). Y por cada actor que deja la serie, llega otro para sustuirle, más “cachas” que el anterior. Y el público encantado, para qué negarlo.

Disponible en Amazon Prime Video. Por el momento, 16 temporadas completas (la número 17, aún en emisión) con un total de 375 capítulos de unos 45 minutos de duración.

3 / “Urgencias”: la nueva era de las series de médicos

El Hospital General del Condado de Chicago es el escenario de una serie que decía ser “el retrato realista de la vida en un hospital”. Se supone que todos los casos narrados en la ficción habían ocurrido en la vida real. Y los guiones venían avalados por el novelista Michael Crichton: famosísimo autor de “Jurassic Park”, que precisamente había sido médico, antes de ser escritor. Pero para ser sinceros, lo que de verdad gustó al público de “Urgencias” no fue tanto el realismo, como su particular “Doctor Macizo”: el entonces joven George Clooney.

¿Suelen parecerse los pediatras a George Clooney? Más bien no. Y el que escribe estas líneas recuerda a los estudiantes de Medicina con los que compartía autobús universitario, mofándose del supuesto realismo de una serie llena de situaciones “peliculeras”. Lo que no le resta mérito, en absoluto: cuando todavía no se decía que “el mejor cine está en la televisión”, “Urgencias” ya mostraba a menudo una realización de calidad superior a muchas películas. No es casualidad que Quentin Tarantino insistiera en dirigir un episodio (el 1×24). Y no es exagerado decir que, con esta serie, empezó una nueva era en las series de médicos.

Disponible en Amazon Prime Video; un total de 15 temporadas, con 331 capítulos de unos 44 minutos cada uno.

4 / “House”: elemental, querido Wilson

“House” es un caso peculiar en las series de médicos, porque el esquema que seguía era en realidad el de las series de intriga: cada caso clínico era tratado como un caso criminal, con pistas falsas, giros de guión, falsos culpables y, finalmente, la resolución del misterio. Sólo que este Sherlock Holmes con bata de médico no tenía que descubrir la identidad del asesino, sino la enfermedad que amenazaba con matar a su paciente. Precisamente, el doctor/investigador y su fiel ayudante se llamaban House y Wilson, en sutil guiño a Holmes y Watson.

Sobre estas líneas, el vídeo que Hugh Laurie envió al casting de “House”, con su prueba para el papel. Laurie, nacido en Oxford, Inglaterra, estaba en Namibia en aquel momento y no podía ir en persona al casting. Los productores de la serie querían un actor norteamericano, porque entendían que su personaje principal era “cien por cien estadounidense”. Pero Laurie no se arredró, imitó el acento a la perfección y, ya en esa cinta, dio al personaje la sorna que le caracterizaría. Cuentan que el productor ejecutivo de “House”, Brian Singer, dio un grito de alegría al ver la prueba y exclamó: “¡Eso es justo lo que necesitamos, el típico estadounidense!”. El resto es historia.

Disponible en Amazon Prime Video. En total, 8 temporadas con 176 episodios, de unos 44 minutos cada uno.

5 / “Código negro”: Los Ángeles, tenemos un problema

En el Hospital Angels Memorial de Los Ángeles, cuando se colapsa la planta de Urgencias activan el llamado “Código Negro”. Y así se llama también esta serie, que dedicaba en sus tramas más minutos a los casos médicos que a las relaciones sentimentales, y presumía hacerlo “con realismo”. Al final, ¡casi todas lo dicen! Pero sí es cierto que el reparto de “Código negro” pasó, antes del rodaje, por un “medical training boot camp”: una especie de campamento de entrenamiento intensivo sobre medicina de urgencias. Aunque también es verdad que entre los protagonistas estaba Rob Lowe. Así que, realista o no, esta serie también tiene su “Doctor Macizo”.

El otro protagonista masculino es Boris Kodjoe, un actor de metro 93 nacido en Viena, de madre alemana y padre ghanés, que tranquilamente podría triunfar como modelo. Al menos, en el lado masculino compensaron tanta belleza contratando también a Luis Guzmán, excelente actor secundario nacido en Puerto Rico que nunca podría hacer de galán. Y en el lado femenino, una actriz como la copa de un pino: Marcia Gay Harden, dos veces nominada al Oscar, y ganadora del Oscar de mejor actriz secundaria por “Pollock”. Ella aporta realismo a todo lo que hace, y con su presencia gana la serie… y ganamos los espectadores.

Disponible en Movistar Plus, con una total de 3 temporadas con 47 capítulos de unos 45 minutos cada uno.

6 / “Turno de noche”: ese momento en que puede pasar de todo

En juzgados, en comisarías, en hospitales, el turno de noche es el de los casos extraños, sorprendentes, a veces divertidos, a veces dramáticos. Eso mismo ocurre también en “Turno de noche”: una serie ubicada en el hospital más importante de San Antonio, Texas… con todas las licencias propias de la ficción. Como cuando el protagonista se empeña en salvar la vida de un policía tiroteado, porque lleva el corazón trasplantado de su hermano, que murió en combate en Afganistán. ¿Realismo? De realismo ya presumen las otras series de médicos; ésta puede presumir de diversión y de emoción. Y las tiene a raudales.

Puestos a hablar de realismo, la serie transcurre en Texas pero se grabó en Nuevo México, con reconocibles escenarios de Albuquerque, Los Lunas, Belén, Bernalillo y Valencia County. Y su actor principal, Eoin Macken, encarna a un antiguo soldado de los USA pero es un irlandés nacido y criado en Dublín. Y qué más da: la serie ofrece exactamente lo que promete, con un plus añadido de patriotismo texano, para quien lo aprecie.

Una serie original de la NBC disponible en Amazon Prime Video. En total, 4 temporadas con 45 capítulos de unos 45 minutos de duración.

7 / “The Knick”: retorno al pasado

¿Harto de ver series de médicos con salas de urgencias atestadas de cables y pantallas, y máquinas que hacen “beep”? Entonces “The Knick” es tu serie, porque transcurre a comienzos del siglo XX, en un hospital neoyorquino al que las innovaciones científicas van llegando con cuentagotas. Los tratamientos experimentales que reciben algunos pacientes pueden atragantársele al espectador, pero se compensa con la brillante realización del célebre Steven Soderbergh: director de toda la serie, autor de taquillazos como la saga de “Ocean’s Eleven”, tres veces nominado al Oscar y ganador del Oscar de mejor director por “Traffic”.

Los dos personajes principales, encarnados por Clive Owen y André Holland, están inspirados en personas reales: el doctor William Stewart Halstead, brillante médico que fue adicto a la cocaína y a la morfina, y el doctor Louis T. Wright, el primer cirujano afroamericano que trabajó en un hospital de los Estados Unidos. Los dos intérpretes se tomaron los papeles muy en serio… pero Clive Owen, quizá, demasiado en serio: comunicó a los productores de la serie su intención de probar la heroína para poder reflejar a su personaje con el máximo realismo. Los productores, felizmente, le hicieron cambiar de idea.

Disponible en HBO. Tan sólo 2 temporadas con un total de 20 capítulos de unos 50 minutos cada uno.

8 / “The resident”: cuidado con quien te cuida

¿Y si el médico que nos atiende pensara menos en nuestra salud, que en su propio prestigio y posición personal? Es una de las inquietantes premisas de “The Resident”, que demuestra que no todas las series de médicos están llenas de galenos bienintencionados. El protagonista, un residente de tercer año, debe hacer frente a su superior, un asentado y prestigioso médico preocupado ante todo por su poltrona. Y a la vez, debe ser duro tutelando a un nuevo interno, para convertirlo en un buen médico. ¿Pero cuánta dureza es admisible? Cuando hay vidas en juego, ¿hay que mantener las buenas maneras, o hay que ser implacable?

Si algo puede decirse en favor de “The resident”, es que no es una serie de médicos como las demás. Los dilemas éticos son continuos, y los doctores dejan atrás la camaredería para despellejarse, o intentarlo. Y de fondo, la corrupción del sistema que premia al incompetente mientras siga permitiendo que fluya el dinero. Como villano, el actor canadiense Bruce Greenwood, especialista en encarnar a burócratas sin escrúpulos. La chica es Emily Van Camp, novia del Capitán América en “Soldado de Invierno”. Y el héroe es Matt Czuchry, guaperas visto en “Friday Night Light”. Qué le vamos a hacer, incluso aquí hay un “Doctor Macizo”…

Disponible en Amazon Prime Video. Por el momento, 3 temporadas completas (y una cuarta en emisión) con 57 capítulos de 1 hora cada uno.

9 / “Scrubs”: también cabe el humor en las series de médicos

John “J.D.” Dorian trata de formarse como médico en el (ficticio) Hospital del Sagrado Corazón de California, mientras se va formando también como persona en la vida y el amor… o algo parecido. En realidad, “Scrubs” toma esa premisa y se ríe de ella al instante, llenando el hospital de excéntricos y patanes. Los propios creadores de la serie reconocen que querían hacer una serie “lo más parecida posible a “Los Simpson” pero con intérpretes de carne y hueso”. O sea: humor disparatado, ritmo incesante de chistes, amplia galería de personajes y muchos cameos de famosos. Lo consiguieron.

¿Por qué “Scrubs” era tan divertida? Entre otras razones, porque todos los miembros del reparto tenían permiso para cambiar los diálogos e improvisar sus líneas, si se les ocurrían chistes mejores. Uno de ellos, Neil Flynn (el conserje) tiene el singular mérito, según los guionistas, de no haber dicho JAMÁS ni una sola de las líneas que habían escrito para él. Y también eran constantes las rupturas de la Cuarta Pared. Como cuando el personaje de Zach Braff soñaba que recibía un premio médico, y gritaba: “¡Chúpate esa, Tony Shaloub!” (Shaloub, protagonista de “Monk”, derrotó a Braff en la gala de los Emmy en la que ambos estaban nominados a mejor actor de comedia).

Disponible en Amazon Prime Video. Un total de 9 temporadas, con 182 capítulos de 22 minutos cada uno.

10 / “Hipócrates”: realismo, ahora sí

El mayor realismo en las series de médicos está en “Hipócrates”: una serie francesa cuyo director, Thomas Lilti, fue médico de familia en la vida real antes de dedicarse al cine a tiempo completo. En realidad, Lilti dirigió primero una película del mismo título, “Hipócrates” (2014), que tuvo un gran éxito de taquilla, y además fue nominada a los premios César (los Oscar franceses) de mejor película y mejor director. Después hizo otras dos películas de médicos (“Un doctor en la campiña” y “Mentes brillantes”), y en 2018 volvió a “Hipócrates” para convertir la película en una serie. Y esta serie, hay que decirlo, est magnifique!

https://www.youtube.com/watch?v=vLVDiqlzqFI

Pero quizá lo más curioso es su premonitoria premisa: la serie sigue a un grupo de internos de primer año, que deben asumir repentinamente la dirección de un hospital cuando todos sus superiores caen enfermos en una repentina pandemia. La serie, recordémoslo, es de 2018, cuando una epidemia de COVID parecía cosa de ciencia ficción. Pero no: incluso en su elemento más ficticio, “Hipócrates” golpeó de lleno en la realidad.

Disponible en Filmin. Solamente 1 temporada, con 8 capítulos de 50 minutos de duración.

11 / “Hospital Playlist”: después de tantos años

Cinco viejos amigos de la Facultad de Medicina vuelven a coincidir, trabajando en un hospital, años después de haber terminado la carrera. Sus vidas, su amistad y sus amores se mezclarán con los casos médicos del día a día y… esto ya lo hemos visto antes, ¿verdad? No importa, el esquema es tan sólido que sigue funcionando. En el caso de “Hospital Playlist”, con la peculiaridad de ser una serie de Corea del Sur, que se ha convertido para las series dramáticas en lo que Turquía es para los culebrones. Y no hay dramas más intensos que los de las series de médicos.

Como no tienen bastante con verse en el hospital, los cinco protagonistas forman además una banda de música (¿hemos dicho ya que es una serie de Corea del Sur?) llamada Mido & Falasol. Los cinco intérpretes tocan realmente los instrumentos de esa banda (batería, bajo, piano y dos guitarras eléctricas) y ensayaron durante 30 días hasta reproducir la melodía de la serie. Y así, si te gusta “Hospital Playlist” tienes dos opciones: comprarte la banda sonora… o ver alguna de las 9 mejores series coreanas de Netflix.

Disponible en Netflix. Solamente 1 temporada de 12 capítulos, de casi 90 minutos de duración (esto también es muy coreano).

12 / “The good doctor”: de Corea al mundo

Seguimos, aunque no parezca, en Corea del Sur. Porque “The good doctor” es la versión yanqui de una serie coreana, de la que han tomado incluso el nombre del personaje principal: el coreano “Shi – Ohn” se llama aquí “Shaun”. Y el tal Shaun, interpretado por el londinense Freddie Highmore (el niño que rodó con Johnny Depp “Descubriendo Nunca Jamás”) es un joven y brillantísimo cirujano afectado por un trastorno del espectro autista: es un genio en lo suyo, carente al mismo tiempo de habilidades sociales. Como “House” pero sin maldad.

La comparación con “House” no es gratuita. No sólo porque ambas series de médicos tengan protagonistas británicos, sino porque las dos llegan de la mano del mismo productor (David Shore) y comparten un gran número de intérpretes secundarios. La gran diferencia es que, donde una tenía humor caústico, “The good doctor” tiene ración doble de sentimientos. Sensiblería, dirán algunos. Y poco realismo, dirán los verdaderos conocedores de trastornos relacionados con el autismo. Pero esto es ficción, amigos. El realismo se lo dejamos a los franceses.

Disponible en Amazon Prime Video. Por el momento, 3 temporadas disponibles y una cuarta en emisión; 69 capítulos de unos 40 minutos de duración.

El niño Freddie Highmore, futuro protagonista de una de nuestras 12 series de médicos, cuando era niño en "Descubriendo nunca jamás".
Freddie Highmore con Johnny Depp en “Descubriendo Nunca Jamás”: talento desde niño.
Autor

Dr. Rumack

Volando de cine en cine desde 1975, aterrizo en "Sesión Doble" con un doble objetivo: hablar de cine, y hablar de televisión. Disfruta con nosotros, opina lo que quieras y critica lo que te parezca: todo es bienvenido. Pero por favor: no me llames Shirley.

Escribir Comentario