¿A qué buena serie me puedo «enganchar» ahora? En «Sesión doble» respondemos tirando de un género clásico: las series policíacas . Los crímenes, la intriga y los misterios por resolver son ingredientes que siempre han funcionado, desde los tiempos de «Colombo». Así que apostamos sobre seguro, al proponer aquí 15 series policíacas para ver en 2022, de Netflix, de HBO y también de Amazon Prime Video. Y les vamos a hacer un repaso rápido a todas ellas… salvo a la primera, en la que nos detenemos un poco más porque su creador lo merece (al teniente Colombo le dejamos fuera, que nos vamos a centrar en series más o menos modernas).

1 – «Mindhunter»: la serie suspendida porque su creador es demasiado bueno

Disponible en Netflix.

Poster de "Mindhunter".

«Mindhunter» es, quizá, la mejor de las series policíacas que pueden verse en Netflix. Y aún así, sólo tiene dos temporadas. Porque en enero de 2020, con todo a punto para poner en marcha la tercera, se anunció por sorpresa que el reparto quedaba «liberado de sus obligaciones contractuales» hasta nueva orden, debido a la suspensión provisional de la serie. ¿Por bajas audiencias o por malas críticas? Qué va: porque su creador y máximo responsable tiene una agenda tan apretada ¡que no podía volcarse en la temporada 3!

Como nadie ha hablado de una cancelación definitiva, los seriéfilos mantienen la esperanza de que se retome su grabación en algún momento de 2022. Cuando disponga de más tiempo su ocupadísimo «autor»: el gran David Fincher.

Como director de cine, Fincher ha parido obras maestras del género criminal con «Seven», «Zodiac» y «Perdida», además de triunfar en Netflix con «House of Cards» (con el asesino de «Seven», Kevin Spacey). Y esos éxitos permitieron que, en esa misma plataforma, le aceptaran un proyecto que HBO había rechazado en 2009: la adaptación del libro «Mindhunter: cazadores de mentes», donde el agente del FBI John Douglas narraba sus verdaderas experiencias realizando perfiles psicológicos a los más conocidos (y terribles) asesinos en serie, a lo largo de 25 años de trabajo.

Portada del libro "Mindhunter", de John Douglas.
«Mindhunter», el libro que dio pie a la serie

«Mindhunter», la serie, está por tanto basada en hechos reales. Su personaje principal se inspira en el propio John Douglas, y sus conversaciones en pantalla con distintos psicópatas son transcripciones literales de los verdaderos interrogatorios.

Pero además, el nombre de Fincher tras las cámaras atrajo a magníficos profesionales del cine que quizá sin él no habrían trabajado en una serie. Como el maquillador Kazu Hiro, ganador del Oscar de mejor maquillaje por transformar a Gary Oldman en Winston Churchill en «El instante más oscuro», y que transformó en «Mindhunter» a diversos actores secundarios en las réplicas, inquietantemente exactas, de asesinos tan célebres como Charles Manson.

Todo esto demuestra que David Fincher consigue lo que otros no logran. Pero, ¿qué le ha tenido tan ocupado? ¿Por qué ha decidido «aparcar» una serie que le estaba bañando en éxito y prestigio? Lo desvelaremos al final de este artículo, cuando repasemos el resto de las 12 series policíacas para ver en 2022… empezando por un maestro de ladrones.

2 – «Lupin»: reinventado un clásico francés de las series policíacas

Disponible en Netflix.

En 1905, el novelista francés Maurice Leblanc creó al personaje de Arsenio Lupin: un elegante ladrón de guante blanco, con monóculo, capa y chistera, maestro del disfraz y del engaño y que, a veces, hasta resuelve crímenes. Su éxito ha traspasado décadas y océanos, y la prueba es que en Japón hicieron una versión «animé»: la archiconocida «Lupin III», cuyo protagonista, esta vez con los ojos rasgados, era el nieto del Lupin original. Uno de sus largometrajes, «El castillo de Cagliostro», supuso el (excelente) debut como director de Hayao Miyazaki, nada menos.

"Lupin", una de las 15 series policíacas para ver en 2022.

Y en el siglo XXI, de los ojos rasgados pasamos a los de Omar Sy en «Lupin»: una serie de Netflix que lleva ya 2 temporadas (de 5 capítulos cada uno) con el actor de «Intocables» en la piel de inmigrante decidido a limpiar el buen nombre de su padre, reencarnado para ello el espíritu del viejo Arsenio Lupin. Aventuras, diversidad, escenarios de París y el talento indiscutible de Omar Sy, en una de las más entretenidas series policíacas. Si no disfrutas con ella, háztelo mirar.

3 – «Lucifer»: el demonio vestido de azul

Disponible en Netflix.

Poster de "Lucifer".

Lucifer se aburre en el Infierno y decide darse una vuelta por Los Ángeles, donde conoce a una atractiva policía, a la que ayudará a resolver distintos casos. Ése es el argumento de «Lucifer»… y es verdad que, así contado, ¡parece material de derribo! Pero la cosa cambia si tenemos en cuenta que esta serie se inspira en magistrales cómics de Neil Gaiman: uno de los titanes del Noveno Arte. Su obra más famosa es «The Sandman», donde aparecía Lucifer como personaje secundario… hasta que su creciente popularidad le llevó a protagonizar sus propios cómics.

En la serie, Lucifer tiene el rostro de Tom Ellis: actor galés formado en el teatro de Shakespeare, escogido para este papel por su indiscutible talento… y por su imponente físico de 1’91 (lo bien que le queda la barba de tres días también ayudó lo suyo). Su compañera-barra-interés romántico tiene el rostro de Lauren German, que ya se enfrentó a diabólicos personajes en «Hostel 2». La serie concluyó en su sexta temporada…

…y fue una pena, porque ver al demonio ayudando a los chicos y chicas de azul del LAPD resultó ser mucho más divertido de lo que parecía. De lo más divertido y original que podemos encontrar en el mundo de las series policíacas.

4 – «Mare of Eastown»: la arruga es bella

Disponible en HBO Max.

«Mare of Eastown» tiene el récord de que su capítulo final ha sido el más visto en toda la historia de HBO Max. La serie, modesta en un principio, fue creciendo capítulo a capítulo por el boca-oreja. Y al llegar al desenlace, no sólo triunfó el último capítulo, sino que los anteriores provocaron también un flujo récord de visionados en «streaming», con miles de espectadores (de todo el mundo) poniéndose al día antes del desenlace. Y todo ello, en buena medida, por las arrugas de Kate Winslet.

Como coproductora (además de protagonista) de la serie, Kate tenía cierta capacidad de decisión en cuanto a realización y promoción. Insistió en que su personaje no debía estar demasiado en forma «para no parecer una supermujer», como las que suelen aparecer en otras series policíacas, sino una persona normal de más de 40 años. Y también presionó para que los pósters de la serie mostraran todas y cada una de sus arrugas, sin un solo embellecimiento de Fotoshop.

Para mostrar gente guapa ya están las novelas turcas: «Mare of Eastown» es un ejercicio de realismo «noir», y ahí está precisamente su gancho. Lo que la distingue de otras series policíacas. Como diría Adolfo Domínguez, la arruga es bella.

5 – «Luther»: Colombo con acento «british»

Una producción original de la BBC, distribuida internacionalmente por Netflix.

Poster de "Luther".

Al personaje principal de «Luther» se le suele definir como una mezcla de Sherlock Holmes y de Colombo (al final, el detective de la gabardina sí que ha terminado apareciendo). Y es que Luther tiene la inteligencia y los métodos del mismísimo Sherlock, pero su difícil carácter hace que a veces los criminales le infravaloren… lo que les conduce a la perdición, igual que ocurría con Colombo. Y además, en ambas series policíacas la identidad del asesino se desvela siempre en los primeros minutos de cada capítulo. La intriga no está, por tanto, en saber quién lo hizo, sino en como logrará el héroe resolver un crimen aparentemente perfecto. ¡Si es que lo logra!

A la vista está que los ingredientes de «Luther» son tan sólidos… como trillados. ¿Por qué detenerse entonces en esta serie en particular? Por dos motivos. Uno, el estilo británico en su producción, con temporadas muy cortas, de 2 a 6 episodios cada una (con 5 temporadas, la serie entera sólo tiene 20 episodios; lo bueno, si breve…). Y dos, su actor principal: Idris Elba.

Nacido en Londres, con padre de Sierra Leona y madre de Ghana, Idris Elba es tan bueno que se habló de él como posible sustituto de Daniel Craig en el papel de James Bond. No ocurrirá, entre otras cosas porque Elba tiene casi 50 años y es casi tan «viejo» como Craig. Pero Idris Elba no necesita a Bond para tener personajes míticos en su carrera: él encarnó en «The Wire» al fabuloso Stringer Bell, quizá el más memorable personaje de una serie llena de personajes memorables.

6 – «The Wire»: la mejor serie de todos los tiempos

Un clásico moderno de HBO.

Poster de "The Wire".

Stringer Bell, McNulty, Omar, el alcalde Carcetti, «Bubbles», Pryzbylewski… son sólo algunos de los (grandísimos) personajes de «The Wire»: una serie que va más allá de lo policíaco para convertirse en un fresco de la sociedad estadounidense (y por extensión, del mundo entero).

Cada una de sus 5 temporadas va ampliando el marco: la primera en las calles (polis y camellos), la segunda en el puerto (con los «currelas» de a pie), la tercera en la alcaldía (la política entra en juego), la cuarta en las escuelas, la quinta en los medios de comunicación. De lo pequeño a lo grande, con dolorosos puntos en común en cada marco: la corrupción, la codicia, lo peor del género humano… mezclado con lo mejor. ¿Quién es más miserable, el poli McNulty, o el narco Stringer Bell? Los dos son, al tiempo, magníficos y despreciables.

Y el responsable de todo ello es David Simon: genio de la televisión que empezó como periodista de sucesos, luego fue novelista y finalmente «showrunner». Apegado a la realidad, buscó en «The Wire» el «anti CSI»: no hay pistas evidentes que conduzcan al culpable, los verdaderos criminales nunca pagan por sus delitos, la policía no tiene presupuesto ni para la gasolina de los coches y los agentes deben ir a pie a la escena del crimen. «The Wire» es la cruda realidad. Por eso Simon se empeñó en grabar la serie en grano grueso y formato 4/3, lo que le da un aspecto sucio y «viejuno» en estos tiempos de televisores de alta definición en 16/9.

Desde luego, no es una serie que enganche al espectador medio con sus bonitas imágenes. Pero como dijo David Simon, «que se joda el espectador medio». Y es que «The Wire» no es una de las mejores series policíacas. Ni siquiera es la mejor serie de ese género. Es la mejor serie. Y punto.

7 – «Narcos»: siga usted la línea blanca

Disponible en Netflix.

La línea blanca, de la droga, condujo en su día directamente hasta las posesiones de Pablo Escobar en Colombia. Y con la apasionante vida de ese mítico «Narco», Netflix nos trajo una serie que ha marcado una época. Por su intriga, por su calidad, por la recreación de una época. Pero no tanto por el respeto a los hechos reales, por mucho que los autores de la serie presuman de realismo.

Podemos ignorar que a un colombiano le de vida el actor brasileño Wagner Moura (aunque seguramente a los colombianos no les dé tan igual). Pero no es tan fácil ignorar que muchos de los gestos «nobles» de Escobar vistos en la serie son pura invención: sus propios herederos lo definen más como un chacal que como un ser humano. Y viendo la serie desde España, el capítulo en el que aparece un antiguo miembro de ETA da algo así como risa. Si el «realismo» aplicado a ese personaje es el mismo que aplican al resto de la serie, estamos listos…

Pero, dejando a un lado el «fundamentalismo realista», ¿»Narcos» funciona como serie, medida en los estándares de las series policíacas? Al margen de si lo que cuenta es realidad o ficción, ¿funciona?

Por supuesto que sí. Aunque tanto para ella como para su spin-off, «Narcos: México», hace falta tener un estómago bastante fuerte. Aquí el jefe no te echa una bronca si cometes un error. Aquí, si te descuidas, te echa encima tus propios intestinos.

8 – «The fall (la caza)»: Dana Scully vs. Christian Grey

Disponible en Netflix.

Póster de "The fall (la caza)".

King Kong contra Godzilla, Batman contra Superman… y ahora, la agente Dana Scully de «Expediente X» contra el millonario Christian Grey de «Cincuenta sombras de Grey». Así podríamos describir la serie policíaca «The Fall (la caza)», ciñéndonos a sus dos protagonistas: la norteamericana Gillian Anderson (Scully en «Expediente X») y el irlandés Jamie Dornan (el BDSMillonario de «Cincuenta sombras de Grey»).

Pero «The Fall» es mucho más que las dos brillantes estrellas que encabezan su reparto: es una adictiva caza del gato y el ratón, sin que a veces esté claro quién es el gato y quién es el ratón. Gillian Anderson es una agente de la ley (otra vez) y Jamie Dornan es un peligroso psicópata (también otra vez, ¿o qué era Christian Grey?). Y sus 3 temporadas han dado para muchas anécdotas.

Dornan, por ejemplo, no tuvo que preparar mucho el acento de su personaje: la serie transcurre en Belfast, que es precisamente donde él nació. Preparó su papel viendo en bucle capítulos de «Dexter». Y su personaje es de religión judía… lo que ahorra problemas en un escenario como Irlanda del Norte, de convulsa relación entre católicos y protestantes: si el asesino hubiera sido de cualquiera de esos dos credos, la mitad de Belfast estaría todavía quejándose. Nosotros, en cambio, somos de la religión del cine y de las series policíacas, así que ésta nos ha encantado.

9 – «American Crime story. El pueblo contra O.J. Simpson»: más real que la realidad

Disponible en Netflix.

Póster de "American Crime Story: el pueblo contra O.J. Simpson".

Otra serie basada en hechos reales, igual que «Mindhunter», con la desasogante virtud de la fotocopia. Y va sin ironía: «American Crimen Story» recrea, en su primera temporada, el asesinato de la exesposa de O.J. Simpson, y el juicio posterior contra el propio Simpson. Y lo hace con tal grado de detalle a los hechos reales, que a veces es difícil distinguir las imágenes documentales que jalonan la serie, de las imágenes de la propia serie.

El reparto ayuda, con unos intérpretes perfectamente escogidos para el papel: Cuba Gooding Jr, John Travolta, o el sorprendente David Schwimmer, que siempre será Ross de «Friends», pero que aquí resulta muy convincente como el ya fallecido Robert Kardashian: padre de Kim Kardashian, y gran amigo de O.J. Simpson en la vida real (al menos, hasta el desenlace del juicio…).

Los hechos reales ya los explicamos con detalle en otro artículo de «Sesión doble», específico sobre el caso O.J. Simpson. De la serie, hay que decir que la realizó Ryan Murphy, el todoterreno televisivo que triunfó con «Glee». Y el éxito de la primera «American Crime Story» le hizo lanzarse a una segunda temporada, centrada en el asesinato de Gianni Versace… y a una tercera, sobre el caso Clinton / Lewinsky. Pero, al menos por el momento, la buena es la primera. Para quitarse el sombrero… y también los guantes, si eres O.J. Simpson.

10 – «True detective»: no entiendo de qué hablan, así que debe de ser muy buena

Una serie de HBO.

Póster de "True Detective".

Con «True detective» tenemos sentimientos encontrados. La primera temporada de esta serie (las otras las vamos a obviar) engancha por su infalible argumento: dos policías tratan de capturar a un asesino en serie. Pero también atrapa por sus hipnóticas imágenes, por el plano-secuencia con que terminaba el capítulo 4, y por el magnetismo de su pareja estelar: los muy cinematográficos Matthew McConaughey y Woody Harrelson, demostrando que ir de la pantalla grande a la pequeña no es necesariamente ir a menos, sino a veces, ir a más.

Y con todo ello, y con lo bien que se lo pasa uno mirando a esas dos estrellas hacer cualquier cosa… ¿por qué hablan en todo momento como si estuvieran en un máster de Filosofía? ¿No tienen conversaciones normales, como el resto del mundo? ¿En la policía de Louisiana te examinan de Dostoyevski para darte la placa?

No nos confundamos: comparada con cualquier otra de las series policíacas, «True detective» es una serie muy superior a la media. Es, a todos los efectos, una película de 8 horas, que no te suelta hasta el final. El problema es cuando llega el final: después de tanto hablar de filosofía, teología y moral, todo acaba reduciéndose a buenos y malos… y a reencontrar a Dios.

Llegados a ese punto, se abre la dolorosa sospecha de que los diálogos «profundos» estaban ahí para dar un barniz «cultureta» a una intriga de las de toda la vida. Para que nos cuenten lo de siempre, sin que parezca lo de siempre. El final del viaje es un tanto decepcionante.

Pero eso sí, amigos: qué viaje.

11 – «24»: mamporros sin complejos

Disponible en Netflix.

Póster de "24".

«24» debutó en su día presumiendo de lo presuntamente atrevido de su apuesta formal: un relato en tiempo real, donde cada hora de la serie recrea una hora en la vida de su protagonista hasta cubrir un día entero (las «24» horas del título); un uso continuo de la pantalla dividida, mostrando varias acciones simultáneas (o varios puntos de vista de una misma acción); un héroe moralmente ambiguo, tan bestia como los villanos (si la situación lo requiere).

Pero seamos sinceros: nada de eso era nuevo. El relato en tiempo real ya lo exploró Alfred Hitchcock en «La soga», en 1948. La pantalla dividida era el ABC de Brian de Palma desde «Carrie», en 1976. Y el héroe ya era moralmente discutible en «La Odisea», de un tal Homero (escrita en el siglo VIII antes de Cristo y compuesta, por cierto, por 24 cantos). Entonces: ¿qué es lo que realmente distingue a «24», frente a las otras series policíacas?

Respuesta: la diversión sin complejos. Ni reflexiones filosóficas, ni realismo sucio, ni profundo estudio psicológico: Kiefer Sutherland dando tollinas a diestro y siniestro, un ritmo tan frenético que conviene tener cerca un desfibrilador (por si acaso), un poco de investigación policial (para que se vea que Sutherland también tiene músculo en el cerebro) y un héroe del que conviene alejarse más que de Jessica Fletcher, ¡porque es muy peligroso estar a su lado! Si eres pariente suyo, te van a secuestrar; si eres su amigo, date por muerto.

El mundo es un lugar peligroso, pero Jack Bauer te va a proteger… las 24 horas del día. Es la farmacia de guardia del antiterrorismo. Dinos, Kiefer, ¿cuándo duermes?

12 – «Élite»: aquí huele a muerto, y a uñas de gel

Una serie original de Netflix.

Poster de "Élite".

Los creadores de «Élite» empezaron con «Al salir de clase» y con «Física y química»… pero también con «El comisario». Sus series te podrán gustar más o menos, pero lo que hacen, lo hacen muy bien, y en «Élite» han sabido fusionar las tramas de instituto con las series policíacas. Todo empieza con un muerto y una investigación… y con el crimen como anzuelo, al final te enganchan con las tramas románticas, con el lujo en que viven sus protagonistas, y con el morbo de su apolínea belleza.

¿Cómo? ¿Que a tí eso te da igual? ¿Que nunca te has sentado a ver una serie por los guapos y guapas que son sus intérpretes? Ya, ya. Por eso la actriz más famosa de «Elite» es la mujer española con más seguidores en Instagram (casi 30 millones) y por eso tiene el récord del vídeo más visto en toda la historia de esa misma red social… con un clip de 15 segundos de la chica bailando reggaettón. Casi 100 millones de visionados, y subiendo.

Esa chica se llama Ester Expósito, y es una joven de pelo rubio, ojos verdes y una estatura de 1’66… que debutó ante las cámaras, curiosamente, con un anuncio de pipas en el que no tenía ni una sola línea de diálogo. Pero con 15 años ya ganaba premios como actriz de teatro, con 16 tenía papeles en televisión… y con 18 empezó en «Élite». Y con la difusión internacional de la serie, ahora es una estrella mundial.

Ahora bien: Ester Expósito ya no está en la serie. Estuvo en ella hasta el final de la 3ª temporada, y a partir de la 4ª renovaron casi por completo el reparto. Manteniendo, eso sí, la mezcla de géneros entre series policíacas y dramas de instituto… pero sin desvelar jamás, por desgracia, cómo hacen las chicas de «Élite» para tomar apuntes en clase, con esas uñas de gel. Un misterio que ni el mismísimo Luther podría resolver.

13 – «Justified»: ve al oeste, muchacho

Disponible en Amazon Prime Video.

Poster de "Justified".

«Justified» es una de las series favoritas de Quentin Tarantino, se inspira en una serie de novelas de Elmore Leonard (al que el propio Tarantino adaptó a las pantallas en «Jackie Brown») y hace buena la mítica frase atribuida (falsamente) al periodista y político estadounidense del siglo XIX Horace Greeley: «Ve al oeste, muchacho». Allá va el personaje principal de «Justified», un agente al que trasladan de Miami a su Kentucky natal… y que, con maneras de sheriff, hará cumplir la ley en este «western» contemporáneo.

Diálogos afilados, villanos aguardentosos, sudor y polvo, y los tipos más duros a este lado del Mississipi. ¿Hace falta más? No es que haga falta, pero «Justified» lo tiene. Empezando por un estupendo actor principal.

Timothy Olyphant ya fue un magnífico «sheriff» en la serie de culto «Deadwood», y parece haber nacido con un sombrero de cowboy. No tiene ni que abrir la boca para que te lo creas en su papel. Y por otra parte, muchos secundarios de «Deadwood» están también en «Justified», en papeles más o menos breves. Su presencia, sus rostros, su aspecto general, transmiten a la serie el auténtico aroma de Kentucky (aunque se grabó en California).

Y al contrario de lo que suele pasar en las series policíacas de este nivel, los productores y realizadores aceptaban las sugerencias del reparto, cambiando diálogos y escenas incluso en el mismo momento de filmarlas. Todo en pos de la autenticidad. Por eso «Justified» es tan especial. Ponte a verla en una tablet mientras vas en el AVE, y acabarás sintiendo que estás en un ferrocarril de la Western Union.

14 – «La casa de papel»: porque la serie española más vista de la historia no podía faltar en esta lista

Empezó en Atresmedia y explotó en Netflix.

Poster de "La casa de papel".

Si no la ponemos en esta lista de series policíacas, los fans nos matan. O asaltan la sucursal más cercana de nuestro banco y nos dejan sin fondos. Al fin y al cabo, «La casa de papel» es ya la serie española más vista de la historia, en todo el mundo.

Hay quien se «raja» de ver una serie cuando le avisan de que su desenlace no está en la altura; con «La casa de papel» no existe ese peligro. Y es un hecho que cada temporada ha sido más ambiciosa, más espectacular y con mejor reparto. Con Úrsula Corberó desde el principio; con Najwa Nimri incorporándose a mitad de función; con Miguel Ángel Silvestre y Patrick Criado apuntándose al fin de fiesta. A todos ellos, el rodaje les ha llevado desde Copenhague hasta Madrid… y con una serie como ésta, es difícil decir algo que no se haya dicho en otros medios.

Pero en «Sesión doble», si algo es difícil ponemos el doble de esfuerzo. Las dos primeras temporadas fueron producidas bajo el paraguas de Atresmedia; por eso el final de la segunda temporada transcurre en Filipinas pero se rodó realmente en Madrid, sobre un chroma. A partir de la tercera llegan Netflix y sus dólares… y con ellos, los rodajes en auténticos exteriores: en Panamá, en Tailandia, en Florencia.

Pero donde más problemas tuvieron no fue en ningún escenario exótico, sin en la madrileña plaza de Callao. Iban a recrear una lluvia de billetes, cuando el ventilador que debía esparcirlos se estropeó. Luego se puso a llover (de verdad), los billetes (falsos) se mojaron y rompieron… Un caos.

Si contrataran al Profesor para organizar los rodajes, seguro que todo salía perfecto.

15 – «Brooklyn Nine-Nine»: y ahora, algo completamente diferente

Disponible en Netflix.

Poster de "Brooklyn Nine-Nine".

Como dirían los Monty Python, «y ahora vamos con algo completamente diferente», terminando esta lista de 15 series policíacas para ver en 2022, con una serie… ¡de humor! La protagoniza el cómico Andy Sanberg, que llevaba 7 años triunfando en el mítico programa humorístico «Saturday Night Live», y que quería alejarse por un tiempo de la televisión.

Pero entonces llegó a sus manos el guión de «Brooklyn Nine-Nine», y le pareció tan divertida que no quiso dejarla pasar. Y acabaron grabándose nada menos que ¡ocho temporadas!. No está mal para alguien que quería dejar la «tele». Pero atención, porque la serie entera estuvo a punto de ser cancelada, en la quinta temporada. ¿Y saben quién la salvó?

Fueron los fans, por supuesto. La serie se emitía en FOX, pero a mitad de la temporada 5, un descenso en su rating hizo que los directivos de la cadena anunciaran repentinamente su cancelación. Y los fans entraron en cólera, logrando tal ruido mediático que, 24 horas después del anuncio, la NBC compró los derechos de la serie para, en principio, grabar una última temporada que «cerrase» las tramas apropiadamente. Pero funcionó tan bien, que al final la mantuvieron en antena… y ahí siguió, hasta completar su temporada 8, y con distribución internacional gracias a Netflix. Y es que, como es bien sabido, el humor es una cosa muy seria. Incluso en las series policíacas.

Pero nos queda pendiente una pregunta: ¿por qué estaba David Fincher tan ocupado que no pudo abordar la tercera temporada de «Mindhunter»? Porque, mientras otros menos inquietos habrían seguido haciendo temporada tras temporada de su serie de éxito, Fincher se lanzó a dirigir «Mank»: reconstrucción del rodaje de «Ciudadano Kane» y de la vida de su guionista, Herman Mankiewicz, sobre un guión del padre del propio David, Jack Fincher. Y embarcado en «Mank», David Fincher aparcó «Mindhunter», indefinidamente. De ahí la paradoja: esa magistral aportación a las series policíacas ha sido suspendida (al menos por el momento) porque su creador es demasiado bueno.

¿Valió la pena aplazar «Mindhunter» para rodar «Mank»? Tratamos de responder a esa pregunta, en nuestra crítica de «Mank».

Author

Dr. Rumack

Volando de cine en cine desde 1975, aterrizo en "Sesión Doble" con un doble objetivo: hablar de cine, y hablar de televisión. Disfruta con nosotros, opina lo que quieras y critica lo que te parezca: todo es bienvenido. Pero por favor: no me llames Shirley.

1 Comment

  1. Cuando le pillas el punto a Brooklyn Nine-Nine, es buenísima, a mi me encanta. Hay un capítulo donde están haciendo un reconocimiento y hacen cantar a los que están tras el cristal un fragmento de la canción «I want it that way», que no puedo parar de ver y de reírme… Lo podeis encontrar en youtube.

Escribir Comentario