Tres hombres y un bebe

Un niño fallecido en violentas circunstancias, su mismísimo espectro apareciéndose en el piso donde murió… ¡y tres divertidos solteros cuidando de un bebé, en una producción Disney rodada en ese mismo piso! Esos son los extraños ingredientes que parecen mezclarse en el misterio que abordamos a continuación: el del supuesto niño fantasma de “Tres hombres y un bebé”.

Un fantasma en el plató

Poster Tres hombres y un bebe

“Tres hombres y un bebé” se estrenó en los cines españoles en marzo de 1988. Era la versión americana de una taquillera producción francesa filmada cinco años antes, “Tres solteros y un biberón”, cuyos derechos fueron comprados por la compañía Disney. Y la versión “yanqui”, casi calcada de la francesa, contó con un curioso director, Leonard Nimoy (el mismo que, como actor, encarnó al mítico señor Spock en la saga de “Star Trek”) y la protagonizaron tres actores famosísimos en aquella época: el bigotudo Tom Selleck (estrella en aquel entonces de la popular teleserie “Magnum”), el cómico Steve Guttenberg (que saltó a la fama con la saga cinematográfica de “Loca academia de policía”) y el premiado Ted Danson (ganador de dos Globos de Oro y dos premios Emmy, los Oscar de la televisión, por la célebre telecomedia “Cheers”). 

Pero con el paso del tiempo, la presencia más comentada en “Tres hombres y un bebé” no es la de ninguno de sus tres actores principales… sino la de un presunto niño fantasma que aparece, para ser exactos, en el minuto 59 del film: una figura aparentemente espectral, medio oculta tras unas cortinas, en una de las ventanas del piso donde transcurre la acción. ¡Y se supone que allí sólo viven los tres protagonistas! Por tanto, la figura entre las cortinas no tiene (en principio) justificación alguna en la trama. Y podemos verla, a la izquierda, en el siguiente fotograma de la película.

Fantasma - Tres hombres y un bebé

Curiosamente, nadie reparó en esa figura cuando el film se estrenó en los cines. Pero cuando llegó a los videoclubs, los espectadores que notaron algo raro en esa escena pudieron pulsar los botones de pausa y rebobinado, hasta congelar el plano de la imagen misteriosa. Y de fuentes tan misteriosas como la propia imagen, surgió esta inquietante explicación: la figura de la ventana era el fantasma de un niño de 9 años que se había suicidado en ese mismo piso, poco antes del rodaje de “Tres hombres y un bebé”. 

El niño suicida

Primero se dijo que el niño suicida se había tirado por la misma ventana en la que aparece. Pero la historia adquirió tintes todavía más extraños, cuando empezó a decirse que el niño, en realidad, se había pegado un tiro en la cabeza, con un fusil… ¡que también aparece en la película! Y es que, en otra escena, pero en la misma ventana, puede apreciarse la aparente silueta de un fusil, con la culata hacia arriba. Lo vemos en el siguiente fotograma, tapado ligeramente por el antebrazo de Ted Danson.

Fusil - Tres hombres y un bebé

El propio fusil parecía ser también una presencia fantasmal, tanto como el niño. Porque se sabe con seguridad que no había ningún arma en el lugar donde se rodó la película, ¡igual que no había niños de nueve años correteando por el plató! Y ante la aparente falta de explicaciones racionales, se asentó el rumor de que el difunto niño suicida se había manifestado en el piso en que murió, justamente mientras rodaban allí la película, logrando plasmar su imagen y la del fusil ¡en los propios fotogramas del film! Era, pues, un “poltergeist” de la vida real, irónicamente aparecido ¡en una comedia!

Pero, ¿es realmente cierto que hay un fantasma en “Tres hombres y un bebé”? La verdad salta a la luz si tratamos de responder a la siguiente pregunta: ¿qué es lo que falla en ese rumor? 

Spoiler: todo.

Misterio desvelado

Para empezar, las escenas de interiores no se rodaron en un piso de verdad, sino en un plató de cine de Toronto, Canadá. ¡Un plató en el que jamás se ha suicidado nadie, y menos un niño! Y de hecho, en otras escenas de la propia película queda claro que el presunto niño fantasma ni es un niño, ni es un fantasma. Es una figura de cartón, de un hombre que tenía entonces 41 años de edad: ¡el mencionado Ted Danson! Podemos ver esa figura en el siguiente fotograma, a la izquierda.

Figura de carton - Tres hombres y un bebé

Pero, ¿qué pinta esa figura de cartón, en este film? La explicación es que, en la ficción de “Tres hombres y un bebé”, Ted Danson encarna precisamente a un actor, de cierto éxito, que ha prestado su imagen a diversas campañas publicitarias no muy dignas (de hamburguesas y antiácidos, entre otros productos). Decidido a relanzar su carrera con papeles de prestigio, el personaje renuncia a la publicidad… pero conserva en su casa, como recuerdo de su reciente pasado, una figura de sí mismo, de cartón, de una de sus campañas. ¡Y esa figura, entre las cortinas de la ventana, es lo que algunos quisieron confundir con un fantasma!

Conste que la confusión tiene su lógica, porque de esa figura se hablaba largo y tendido en una subtrama de “Tres hombres y un bebé”, que quedó eliminada del montaje final: el personaje de Ted Danson trataba de vender esa figura a un coleccionista, y cargaba con ella de un lado a otro en varias escenas. Pero al eliminar esa trama, la figura aparecía solamente un par de veces, sin explicaciones sobre su razón de ser. Y ante las dificultades para identificarla como lo que realmente era, alguien vio en ella una presencia sobrenatural… y como suele pasar con los rumores, la historia fue creciendo y distorsionándose, ¡hasta niveles “fantasmales”!

Y en cuanto al fusil, hay que decir que era también la misma figura de cartón, tapada de tal modo por las cortinas que, al verse tan sólo la franja izquierda del recortable, surgía el efecto óptico ¡de la silueta de un arma! Pero a fin de cuentas, ni arma, ni niño, ni fantasma. Lo que nos lleva a una última pregunta: ¿cómo pudo divulgarse tan rápido un rumor tan disparatado?

¿Quién divulgó el rumor?

La respuesta, según algunos, la tiene ¡la propia compañía Disney! Para ella, “Tres hombres y un bebé” fue un magnífico negocio. Tuvo tanto éxito en los cines que logró el récord de ser el “remake” más taquillero de todos los tiempos (de una película francesa). Pero su éxito fue casi más grande ¡en los videoclubs! Porque, cuando empezó a surgir el rumor del “niño fantasma”, ¡aumentaron los alquileres del film en cinta de vídeo, de forma espectacular! Por eso hay quien piensa que la propia Disney, viendo el beneficio que podían sacar del rumor, contribuyó a expandirlo ¡para ganar más dinero!

Poster Tres hombres y una pequeña dama

El rotundo éxito dio pie a una secuela, dos años después: “Tres hombres y una pequeña dama”. Con los mismos protagonistas ¡pero con la mitad de taquilla que “Tres hombres y un bebé”! Y con la gallina bien exprimida, en Disney se olvidaron de esos tres hombres, y del bebé… ¡hasta hoy!

Porque en estos momentos, como revelamos con más detalle en una de nuestras noticias se prepara una nueva versión de “Tres hombres y un bebé”, (de probable estreno directo en la plataforma Disney + y con el famoso Zac Efron como protagonista principal. Sí: el chico de “High School Musical”, en el papel que encarnó en su día Tom Selleck. Y no: todavía no está confirmado quiénes encarnarán a los otros personajes. Ni a los otros dos hombres del título, ¡ni al niño fantasma!

Autor

Dr. Rumack

Volando de cine en cine desde 1975, aterrizo en "Sesión Doble" con un doble objetivo: hablar de cine, y hablar de televisión. Disfruta con nosotros, opina lo que quieras y critica lo que te parezca: todo es bienvenido. Pero por favor: no me llames Shirley.

Escribir Comentario