“Dune” llega a las pantallas el 17 de septiembre, dispuesta a convertirse en el gran evento cinematográfico del año. Su director la define como “Un Star Wars para adultos”, y la comparación no es casual: la saga de George Lucas bebe tanto de “Dune” que no son pocos los que hablan de plagio galáctico. Pero, ¿de qué trata “Dune”? ¿Por qué su estreno es un acontecimiento? ¿Qué hay que saber para disfrutar de este film? Descubre aquí las 10 claves de “Dune”… incluida la estrecha relación entre los Atreides y los Skywalker.

1 / Se basa en la novela de ciencia ficción más vendida de todos los tiempos

“Dune”, la película, se basa en una novela del mismo título, publicada en 1965 por el autor de culto Frank Herbert. Antes de ser novelista a tiempo completo, Herbert fue fotógrafo en la 2ª Guerra Mundial, en el frente del Pacífico. También fue militante ecologista, crítico literario, redactor de discursos (para el Partido Republicano) y periodista. Y ese era su empleo cuando encontró la inspiración para escribir “Dune”, en uno de los paisajes más hipnóticos de los Estados Unidos.

10 claves de "Dune": las dunas de Oregón.
Las Dunas de Oregón.

Al joven periodista Frank Herbert le encargaron escribir un reportaje sobre las famosas Dunas de Oregón: el área dunar más grande de Norteamérica, con dunas de hasta 150 metros de altura. Aquel desértico escenario le impactó de tal modo que, aunque al final no escribió el reportaje, sí que aprovechó la documentación para lanzarse a escribir una novela de ciencia ficción de más de 700 páginas, que mezclaba las dunas, la lucha ecologista (de la que fue pionero) y las culturas orientales con las que había tenido contacto durante la guerra, allá en el Pacífico.

Así nació “Dune”, la novela. Que no tuvo un éxito inmediato, pero que supo tocar las teclas de la sociedad de la época, mezclando la épica y la gran aventura con lo más universal de la cultura “hippie”. Con su esencia. O mejor dicho, con su especia.

LIbros de "Dune".
La 6 novelas de “Dune”.

Y así, “Dune” de Frank Herbert es hoy en día la novela de ciencia ficción más vendida de todos los tiempos, con 5 secuelas directas escritas por el propio Herbert, con varias precuelas (coescritas por uno de sus hijos, Brian Herbert), numerosos videojuegos, dos teleseries y (por el momento) dos películas. Pero ¿de qué trata “Dune”?

2 / De qué trata “Dune”

Dune es el nombre de un desértico y remoto planeta, también llamado Arrakis. De sus misteriosas arenas se extrae la especia: una sustancia que permite “plegar” el espacio, salvando así enormes distancias más allá de la velocidad de la luz. El valor de la especia es, por tanto, incalculable. Y por orden del Emperador Galáctico, la noble Casa de los Atreides deberá hacerse cargo de la gestión de ese planeta. Pero la pérfida Casa Harkonnen tiene sus propios planes. Y entre unos y otros están los Fremen: habitantes nativos de Arrakis que esconden grandes secretos.

Los planetas de "Dune".
Los planetas del universo de Dune, según la película de David Lynch.

¿Podrá Paul Atreides, heredero de la Casa de su nombre, desentrañar los secretos de Dune? ¿Será el joven Paul digno heredero de su apellido? ¿Logrará superar sus propios miedos? Y es que, como bien saben los lectores de la novela, “el miedo mata la mente, el miedo es la pequeña muerte que conduce a la destrucción total”. Pero si consigo que pase a través de mí, “allá donde haya pasado el miedo ya no habrá nada: sólo estaré yo”.

3 / La influencia de “Dune” en “Star Wars”

La influencia es directa, obvia e inevitable. Si la novela de Frank Herbert se publica en 1965 y “despega” ya cerca de 1970, y la primera entrega de “Star Wars” se estrena en 1975, es sencillamente imposible que George Lucas no conociera “Dune”.

Y el más mínimo y superficial vistazo a la saga de Lucas refleja sus semejanzas con “Dune”: un aislado planeta desértico (Tatooine / Arrakis), una familia destinada a salvar el Universo (Skywalker / Atreides), un joven en el que depositar las esperanzas de un futuro mejor (Luke / Paul), una energía sobrenatural que todo lo une (la Fuerza / la especia)… Los puntos en común son incontables, tanto en la esencia del relato como en sus aspectos más superficiales: entre los Stormtroopers de “Star Wars” y los Sardaukar de “Dune” no hay mucha diferencia, más allá del color.

¿Se puede hablar de plagio? Tampoco nos pasemos: “Star Wars” plagia tanto de “Dune” como de “El Señor de los Anillos”, del Ciclo Artúrico o de las películas de samurais de Akira Kurosawa. Todo cabe en el “turmix pop” que es la saga de George Lucas. Pero también “Dune” es una mixtura de filosofía oriental, epopeya bíblica y viaje lisérgico. La especia, a fin de cuentas, es una mezcla entre el petróleo y el LSD. Es el combustible para un viaje físico y astral. Por eso suele decirse que “Dune es un “Star Wars” para adultos.

4 / La primera (y no realizada) versión de “Dune”

Antes incluso de que George Lucas escribiera “Star Wars”, hubo ya un proyecto para llevar al cine la novela de Frank Herbert. La iba a filmar el chileno Alejandro Jodorowsky: director de películas de culto como “El topo” o “La montaña sagrada”, guionista de cómics dibujados por Jean Giraud “Moebius” (juntos realizaron “El incal”) y fundador de la llamada “Psicomagia”: una especie de terapia de autoayuda que bascula entre lo místico y lo disparatado.

La desbordante personalidad de Jodorowsky, genio para algunos y caradura para otros, es precisamente lo que convierte a su versión de “Dune” en el proyecto más alucinante jamás concebido (o concebible). La banda sonora iba a ser de Pink Floyd; el vestuario y los decorados serían de “Moebius” y H.R. Giger (creador más tarde del mismímo “Alien”), que dibujaron páginas y páginas con elaboradísimos diseños; el propio Jodorowsky realizó el story-board completo de la película; en su reparto destacarían Orson Welles como el Barón Harkonnen, Salvador Dalí como Emperador Galático, y Charlotte Rampling como la sufrida madre de Paul Atreides.

Pero atención: Rampling renunció al papel cuando supo que el guión de Jodorowsky incluía una escena con 2.000 extras defecando al mismo tiempo (escena que, obviamente, no está en la novela original). Ese escatológico “detalle” puede parecer una leyenda o un bulo, pero resulta muy creíble para cualquiera que conozca a Jodorowsky: su obra autobiográfica “La danza de la realidad” contiene más de una “celebración” (por así decirlo) de las heces humanas.

Por razones evidentes, el proyecto no salió adelante. A los inversores no les olió bien todo aquello, y el “Dune” de Jodorowsky jamás se filmó. Pero en Hollywood sí se fijaron en los talentos reunidos en torno al frustrado film: las ideas y diseños de “Moebius” y H.R. Giger acabaron viendo la luz (en “Star Wars”, en “Alien” y en otros muchos títulos), su estilo y ambiciones marcaron a fuego la ciencia ficción que vendría después (desde “Blade Runner” hasta “Matrix”, pasando por “Brazil”) y hasta se rodó un documental sobre el “Dune” de Jodorowky, exhibido con magníficas críticas en el Festival de Cannes. He aquí el tráiler:

Tráiler de “Jodorowsky’s Dune”.

La versión de “Dune” de Alejandro Jodorowsky queda, pues, para la historia, como la más interesante película no realizada. De sus cenizas resurgen, curiosamente, Pink Floyd y Charlotte Rampling, presentes en la actual versión de “Dune” (como veremos luego). Y sus osados planteamientos fueron el trampolín del que se lanzó David Lynch para dirigir el “Dune” de 1984.

5 / El “Dune” de David Lynch: la promesa (incumplida) de una gran película

Descartado Jodorowsky, los derechos de “Dune” fueron adquiridos por el productor italiano Dino De Laurentiis. Y para llevar la novela a la pantalla, escogió al creador de “Terciopelo Azul”, “Mulholland Drive” o “Twin Peaks”: el muy especial David Lynch.

David Lynch en el rodaje de "Dune" (1984)
El joven David Lynch en el rodaje de “Dune”.

Su elección puede parecer extraña, hoy en día. Pero tenía toda la lógica a comienzos de los años 80, cuando Lynch venía de dirigir por encargo “El hombre elefante”: un éxito de taquilla con aroma a cine-club. El mismo equilibrio entre arte y negocio es lo que se esperaba del cineasta en “Dune”, pero esta vez se desniveló la balanza. Su película, visualmente apabullante, era demasiado bizarra para el público convencional (ver imagen bajo estas líneas). Y con el fin de preservar toda la complejidad de la novela, duraba 4 horas.

Una de las criaturas del "Dune" de David Lynch.
Una de las criaturas del “Dune” de 1984: puro David Lynch.

Buscando una duración más comercial, De Laurentiis cogió las tijeras y le quitó casi dos horas al montaje inicial. El resultado es el que llegó a los cines: una película escasamente comprensible para quien no haya leído la novela, con personajes que aparecen y desaparecen sin ton ni son, con más agujeros que un colador y con una impostada voz en off que intenta (sin conseguirlo) dar coherencia al conjunto. No había figurantes defecando, pero tampoco habrían desentonado.

Como era de esperar, el “Dune” de David Lynch fue un rotundo fracaso de taquilla. Tuvo aún así cierto respaldo en Europa y Japón, pero estaba claro que no era una buena película. Y sin embargo… se percibía en ella el aroma de lo-que-pudo-ser-y-no-fue. El diseño era un gozo para la vista, el nivel de producción era muy alto, la trama conservaba posos de grandeza, y el reparto era muy bueno. Salvo por el protagonista: un esforzado Kyle MacLachlan que, con 25 años de edad, no colaba como adolescente Paul Atreides ni por casualidad.

Kyle MacLachlan en el "Dune" de David Lynch.
El poco adolescente Kyla MacLachlan de “Dune”.

Con todo, el “Dune” de 1984 contenía la promesa de una gran película. Promesa incumplida, pero promesa al fin y al cabo. Por eso en Hollywood siguieron tratando de convertir en dólares la novela de Frank Herbert.

6 / Las otras versiones de “Dune”

A partir del año 2000 surgieron nuevas adaptaciones de “Dune”, en lo que parecía un formato más apropiado que el cine para las muchas páginas de la novela original: el formato televisivo. Así llegaron a Sci Fi Channel la miniserie “Dune” (año 2000, basada en la primera novela de Frank Herbert) y su secuela, “Hijos de Dune” (año 2003, inspirada en las novelas 2 y 3).

En el reparto, bastante apañado, destacaban William Hurt, Susan Sarandon y James McAvoy. Y aun sí, el resultado no pasa de bienintencionado, realizado a la escala televisiva de aquel entonces: sin grandeza, sin ambición, sin presupuesto. Diez años más tarde llegaría “Juego de Tronos”, demostrando que en la pequeña pantalla también caben las grandes historias fantásticas; pero en la televisión del año 2000 nadie arriesgaba tanto dinero en ese género.

Hay que remontarse a 2008 para encontrar un amago de nueva versión cinematográfica de “Dune”, encargada esta vez a Peter Berg. El mismo que dirigió “Battleship”: la adaptación a la pantalla grande del juego de mesa de “Hundir la flota”. Su versión de “Dune” nunca llegó a realizarse (excelente noticia, dado el currículum de su director). Y otro que amagó con rodarla sin concretar nada fue Ridley Scott. El proyecto languidecía…

…hasta que “Dune” llegó a las manos de un auténtico fan.

7 / Denis Villeneuve, el director “fan” de “Dune”

Dennis Villeneuve en el rodaje de "Dune" (2021).
Dennis Villeneuve con Javier Bardem en el rodaje de “Dune”.

El canadiense Denis Villeneuve, nacido en Quebec en 1967, ha sido finalmente el director del nuevo “Dune”. Y en Warner (actual propietaria de los derechos) le dieron su confianza por su declarado amor a la novela. Dice el cineasta que la leyó con 12 años, que a las pocas semanas devoró la saga literaria por completo, y que todavía hoy es un fanático de “Dune”. Es la obra que marcó su adolescencia, y su intención ha sido siempre la de realizar una película fiel a la letra y a la escala de la obra de Frank Herbert.

Y asegura Villeneuve que, para ello, lleva una década practicando.

Las dos anteriores películas de Denis Villeneuve han sido “La llegada” (absoluta obra maestra para quien escribe estas líneas) y “Blade Runner 2049” (secuela tardía del mítico film de Ridley Scott). En ambos casos, Villeneuve ha abordado el género de la ciencia ficción desde una mirada adulta, compleja e inmersiva, combinada con lo que algunos catedráticos llaman “imágenes pregnantes”. De las que se te quedan colgadas en la retina.

Antes, brilló en el cine canadiense de bajo presupuesto, y fue fichado por Hollywood para “Prisioneros” y “Sicario”. Y si hay que hacerle caso, abordó su salto a la ciencia ficción viéndolo en todo momento como el entrenamiento que necesitaba como cineasta, para abordar algún día la película que de verdad deseaba hacer: un “Dune” que hiciera justicia a la novela.

Pero no es el único “fan” de Frank Herbert que ha viajado hasta Arrakis.

8 / Hans Zimmer, el músico que dijo “no” a Christopher Nolan para trabajar en “Dune”

No desvelamos nada al decir que Hans Zimmer es uno de los mejores compositores de bandas sonoras de toda la historia del cine. Lo prueban sus 11 nominaciones al Oscar, incluidas las de “Interstellar” y “Origen”, de Christopher Nolan. Subrayemos además que Zimmer es el compositor habitual de Nolan, el favorito del cineasta británico. Y la admiración es mutua. Por eso Zimmer siempre dice “sí” a todos los proyectos de Nolan.

Christopher Nolan con Hans Zimmer, la pareja que "Dune" separó
Christopher Nolan con Hans Zimmer.

Hasta ahora. Porque cuando Nolan abordó su último film, “Tenet”, ofreció como siempre su banda sonora a Hans Zimmer. Pero Zimmer, rompiendo hábitos, dijo que no… porque le habían ofrecido también la de “Dune”. Y entre “Dune” y “Tenet” escogió “Dune”, pese a su estrecha amistad con Christopher Nolan.

¿Por qué?

Porque, igual que ocurre con Dennis Villeneuve, “Dune” también es la novela favorita de Hans Zimmer. También la leyó en su adolescencia, también le marcó para siempre. También, como a tantos otros lectores, le ayudó a superar los malos momentos, recordándole que “el miedo mata la mente”. Por todo eso, Zimmer dio la espalda a su amigo Nolan (por esta vez) y aceptó sin dudar el encargo de “Dune”. Aquí, una muestra de su trabajo:

Uno de los temas de Hans Zimmer para la banda sonora de “Dune”.

Y ojo, por Hans Zimmer se ha volcado tanto en la tarea que ha compuesto no uno sino 3 álbumes de “Dune”: unas 4 horas de música con temas que estarán en la película y otros que no, pero inspirados igualmente en ella. Entre ellos, una versión de “Eclipse” de Pink Floyd: el grupo que iba a componer la banda sonora del “Dune” de Jodorowsky. La “versión Zimmer” fue usada en el primer tráiler del “Dune” de Villeneuve, y no está confirmado que finalmente aparezca en el film. Pero aún así, los ecos de Jodorowsky llegan al nuevo “Dune” a través de su música…

…y de su reparto.

9 / El reparto perfecto al que nadie pone pegas

El reparto de este “Dune” incluye, curiosamente, a Charlotte Rampling: la misma que, de joven, iba a intervenir en el “Dune” de Jodorowsky, hasta que salió espantada por la escena de la defecación multitudinaria. Cincuenta años después, Rampling vuelve a “Dune”, pero no como madre de Paul Atreides sino como líder de la hermandad Bene Gesserit: una especie de orden monástica formada íntegramente por mujeres. Su nuevo personaje es poderoso, maquiavélico, intrigante. Ideal para Charlotte Rampling… como podemos ver en este tráiler. Con música, por cierto, de Pink Floyd.

Primer tráiler de “Dune”, con música de Pink Floyd “versionados” por Hans Zimmer.

Y lo mismo puede decirse del resto del reparto: cada intérprete está milimétricamente escogido para su papel. Cualquiera que haya leído la novela puede ver que es un casting perfecto: la dura y atractiva Rebeca Ferguson como madre de Paul, Jason Momoa como su mentor, Javier Bardem como líder de los Fremen, Josh Brolin como maestro de armas de los Atreides, el siempre inquietante Stellan Skarsgard como Barón Harkonnen, el rocoso Dave Bautista a su servicio…

…y encarnando a Paul Atreides, un actor que de verdad parece un adolescente: Timothée Chalamet (nominado al Oscar de mejor actor principal por “Call me by your name”). Todos ellos, presentes en el tráiler definitivo de “Dune”.

Tráiler final de “Dune”.

No nos olvidamos del actor que interpreta al Duque Leto Atreides, padre de Paul: el siempre excelente Oscar Isaac. Se ha forjado con los hermanos Coen, ha abordado papeles de todo tipo en cine y televisión, y hasta tuvo en rol en los episodios VII, VIII y IX de “Star Wars”. Y en las entrevistas, no se ha cortado un pelo al decir que entre “Star Wars” y “Dune” se queda con “Dune”. Entre otras cosas, por los decorados y las localizaciones.

10 / “Dune”, rodada en escenarios reales

Más de una vez ha confesado Oscar Isaac que acabó hasta el gorro de rodar “Star Wars” en platós vacíos y ante fondos verdes, sobre los que luego sobreimpresionaban digitalmente lo que hiciera falta. Por mucho que mejoren los efectos de ordenador, el resultado acaba teniendo una textura falsa, impostada, como de videojuego. Por eso Isaac se declara fan de “Dune” y de la forma en que se ha rodado: en decorados reales y localizaciones auténticas.

En plató han utilizado decorados gigantescos, verdaderos, tangibles. Y para recrear Arrakis, el planeta desierto, se han ido… al desierto. Pero no a cualquier desierto: al mismísimo Wadi Rum de Jordania, el mismo en el que cabalgaba Peter O’Toole en “Lawrence de Arabia”.

También han filmado escenas en Abu Dhabi y en Emiratos Árabes Unidos. Y para las escenas del fértil planeta Caladan, sede de los Atreides, han usado escenarios de Noruega, Austria y Eslovaquia. Y así, con todo el resto del film. El resultado: la grandeza planetaria de Frank Herbert está en la versión de Villeneuve. Lo podemos apreciar en el siguiente vídeo:

“Dune”: detrás de las cámaras

“Dune” de Dennis Villeneuve se estrena en España el 17 de septiembre de 2021. Un mes más tarde llegará a Estados Unidos, con estreno simultáneo en salas de cine y en la plataforma digital de HBO (asociada a Warner Brothers). Y si funciona bien en taquilla, se da por supuesto que Villeneuve llevará a la pantalla unas cuantas novelas más de la saga. En “Sesión doble” damos por hecho que ese éxito llegará, y que disfrutaremos en pantalla grande de las secuelas del nuevo “Dune”.

¿Tenéis miedo de que eso no ocurra? Tranquilos: el miedo mata la mente. Que pase a través de nosotros, y allá por donde haya pasado el miedo, sólo quedarán… ¡estupendas películas!

¿Te has quedado con las ganas de más ciencia ficción? Siempre puedes echarle un ojo a nuestro artículo sobre la explicación definitiva del final de “El hoyo”

O divertirte con las 12 mejores series de superhéroes disponibles ahora mismo en plataformas. O echarle un ojo a la temporada 3 de “One Punch Man”, con la que seguro que te vas a reír. ¡O vete al cine a ver “Dune”! Porque no hay mejor especia que una pantalla bien grande.

Author

Dr. Rumack

Volando de cine en cine desde 1975, aterrizo en "Sesión Doble" con un doble objetivo: hablar de cine, y hablar de televisión. Disfruta con nosotros, opina lo que quieras y critica lo que te parezca: todo es bienvenido. Pero por favor: no me llames Shirley.

Escribir Comentario