Las muertes en series de televisión son el arma definitiva de los guionistas para revolucionar las tramas y noquear al espectador. Algunas nos emocionan y otras nos indignan, pero casi nunca nos dejan indiferentes. ¡Sobre todo si “palman” personajes a los que hemos cogido cariño! Los seguidores de “Heartland” todavía están pensando si abandonan la serie tras la repentina muerte de Ty Borden. Pero hay muchos más ejemplos: descubre con nosotros las 20 mejores muertes en series de TV. ¿O serán las peores? (AVISO: “SPOILERS” A PORRILLO).

1 / Eddard Stark en “Juego de tronos”: la primera de muchas

La muerte de Eddard Stark en “Juego de tronos” sentó una de las bases de esta serie: que cualquiera podía morir. Daba igual que fueras el referente moral de la serie, el actor más conocido del reparto, el aparente protagonista: tu cabeza podía acabar igualmente en lo alto de una pica. Así acaba la de “Ned” Stark, tras haber sido segada por el hacha del verdugo.

Ned Stark, a punto de perder la cabeza.

En esta ya mítica serie de HBO, la muerte del personaje encarnado por Sean Bean fue la primera de muchas, y con ella, los espectadores tuvieron claro que era mejor no encariñarse de nadie. Los lectores de las novelas ya lo sabían, y tampoco les pilló por sorpresa la Boda Roja. Pero aún así, la muerte de Eddard Stark fue un magnífico recurso de guión para, a partir de ahí, tener al espectador siempre al filo del sofá, preguntándose: “¿Quién será el siguiente?”. Y es que, por mucha pena que nos diese, en Poniente el invierno llega para todos.

2 / El doctor Shepherd de “Anatomía de Grey”: un hito de las muertes en series

“Anatomía de Grey” es el “Juego de tronos” de las series de médicos: más pronto o más tarde, cualquiera puede “palmar” (o acostarse con otro personaje). Murió T. R. Knight, murió Jeffrey Dean Morgan, y murió por supuesto el “Doctor Macizo”: Patrick Dempsey. Una muerte acorde a la talla de su personaje, falleciendo como un héroe tras salvar las vidas de numerosas víctimas de un accidente de coche, y con la mismísima Ellen Pompeo teniendo que desconectarle. Lo curioso es que, en un primer momento, Dempsey no iba a ser tan “Macizo” como acabó siendo.

Patrick Dempsey en "Anatomía de Grey", una de las 20 mejores muertes en series.
Patrick Dempsey que estás en los Cielos, con Ellen Pompeo en “Anatomía de Grey”.

Antes de lograr el papel de “Anatomía de Grey”, Patrick Dempsey participó en el casting de “House”, donde fue superado por Hugh Laurie. De no ser por Laurie, Dempsey habría encarnado al propio Gregory House, y nunca habría llegado al Grey Memorial. Y además, los guionistas de “Grey” querían que Ellen Pompeo viviera un romance con Isaiah Washington, para tener en la serie un amor interracial. Pero Pompeo pidió que la “liaran” con algún otro personaje, porque está casada en la vida real con el afroamericano Chris Ivery, y no quería que la ficción se pareciese tanto a su propia vida. Y así, acabó con el personaje de Dempsey, de rebote. ¡Tan “Macizo” no sería!

3 / El doctor Greene de “Urgencias”: año 11 antes de “Grey”

Once años antes de que empezara “Anatomía de Grey”, otra serie de médicos dejó en “shock” a los espectadores matando al protagonista. Hablamos de “Urgencias”, creada por el novelista y médico Michael Crichton (autor también de “Parque jurásico”), y capaz de reunir cada semana a 32 millones de estadounidenses delante del televisor. Fue, en su momento, la serie más vista de la historia, y lanzó a la fama al pediatra de la ficción, George Clooney. Pero el verdadero corazón de la serie no era Clooney sino Anthony Edwards. Y por eso le mataron.

Anthony Edwards vuela sobre el arcoiris en “Urgencias”

Para ser justos, le mataron (como suele pasar) porque el actor quería abordar otros papeles. Pero su muerte, por cáncer cerebral, fue cebada a conciencia a lo largo de incontables capítulos: me diagnostican, me recupero, recaigo, me recupero, recaigo otra vez, muero. Murió escuchando una versión hawaiana del “Over the Rainbow” de “El mago de Oz”. Y la suya marcó un antes y un después en las muertes en series, porque casi nadie se había atrevido hasta entonces a “cargarse” al personaje principal, y a seguir con los demás como si tal cosa (murió en la 8ª temporada, y “Urgencias” duró todavía 7 temporadas más).

4 / El doctor Kutner de “House”: yes we can

“House” es quizá la serie de médicos más popular, después de “Urgencias” y “Anatomía de Grey”. Y para servir de sparring a los puñetazos verbales de Hugh Laurie fueron pasando por la serie distintos aprendices, entre los que destacó (con permiso de “Trece”) el doctor Lawrence Kutner, encarnado por el actor de origen hindú Kal Penn. Hasta que de repente, después de tres años de éxito en la serie y ante el asombro de todos los espectadores, el personaje de Penn se suicida. Y en la ficción, nunca se descubre qué le empujó a quitarse la vida. ¿Queréis saber por qué los guionistas le mataron?

Kal Penn, con Hugh Laurie, en "House": otro ejemplo de muertes en series.
Kal Penn y Hugh Laurie en “House”

Fue porque Kal Penn pidió dejar la serie para incorporarse al equipo de Barack Obama como responsable de comunicación y relaciones públicas. Además de estudiar cine, Penn se graduó en sociología, y siempre ha tenido inquietudes políticas (heredadas quizá de sus abuelos, que participaron en su día en las marchas por la liberación de la India). Como no todos los días te llama un presidente para que te incorpores a sus filas, los guionistas de “House” le dejaron ir, sacándose de la manga el suicidio de su personaje. Nos imaginamos la conversación: “¿Podemos escribir la más repentina e injustificada de las muertes en series? Yes We Can”.

5 / Rita Bennett en “Dexter”: quien con psicópatas se acuesta…

…degollada se levanta. Es lo que le pasa a la novia de “Dexter”, Rita Bennett, encarnada por la actriz Julie Benz en las cuatro primeras temporadas de la serie. En la serie completa, el propio Dexter mata a 117 personas. Pero no a su novia: a ella la liquida John Lithgow (“El asesino de la Trinidad”) al final de la temporada 4, precisamente para hacer daño al protagonista donde más le duele. Lo malo es que su muerte también dolió, quizá más de lo esperado, a los espectadores.

Julie Benz, muerta en la bañera de "Dexter".
Michael C. Hall, Julie Benz y una bañera llena de sangre en “Dexter”.

En una serie llena de sujetos sin entrañas, Rita encarnaba la inocencia y la bondad: la última oportunidad de Dexter Morgan de ser una persona “normal”. Acabando con ella, se acababa también con la deriva sensible del protagonista, que se estaba volviendo, quizá, demasiado humano. Lo malo es que, en cierto modo, la muerte de Rita “reseteaba” a Dexter: lo devolvía al Punto Cero, haciendo que todo su arco dramático anterior no sirviera para nada. No pocos espectadores se sintieron estafados, y la serie fue perdiendo audiencia a partir de entonces. A veces, con las muertes en series las que mueren son las series.

6 / Carl Grimes en “The Walking Dead”: ¿cómic? ¿Qué comic?

“The Walking Dead” es otra serie que, temporada a temporada, va renovando su reparto a golpe de ejecución. El cómic en el que se basa es igual de despiadado con sus personajes, y en pleno Apocalipsis Zombie, se puede comprender que muchos mueran. Pero no hubo comprensión sino indignación cuando murió, en la serie, el joven personaje de Carl Grimes: el hijo del “poli” protagonista. Indignó porque no muere en los cómics. Y porque, en una ficción de supervivencia, matar al heredero es matar el futuro. Es matar a aquello por lo que todos luchan. Si muere el futuro, ¿para qué luchar?

La muerte de Carl Grimes en “The Walking Dead”.

Pero es que además, la muerte del personaje fue una puñalada por la espalda al joven actor que lo interpretaba: Chandler Riggs. Nacido en Atlanta, tenía sólo 10 años cuando empezó en la serie. Adaptó sus estudios a las necesidades de rodaje, y acercándose a los 18 años pidió a los “showrunners” que le confirmaran su continuidad, para escoger una universidad u otra. Le dijeron que seguiría, planificó su futuro académico en base a ello… y de repente le mataron. Porque estaban bajando los “ratings” y las muertes en series siempre los hacen subir, le dijeron. Matando a Carl Grimes no sólo mataron el futuro de la serie, sino también el del actor.

7 / Will Gardner en “The Good Wife”: quédate un poco más, Josh

Las muertes en series tienden a ocurrir de formas acordes a cada serie. En las series de hospitales los personajes mueren en el hospital, en las series de intrigas criminales mueren asesinados, en las series de zombies los matan los zombies… y en una serie de abogados como “The Good Wife”, el abogado Will Gardner muere en el juzgado. Tiroteado en pleno juicio por el cliente al que estaba defendiendo, a mitad de la quinta temporada. Lo curioso es que Josh Charles, el actor que encarnó a ese “fiambre”, quería morir antes.

El actor Josh Charles, muerto en "The Good Wife".
Josh Charles, perdiendo algo más que el juicio en “The Good Wife”.

El bueno de Josh, que debutó en Hollywood siendo miembro de “El club de los poetas muertos”, decidió que no quería renovar su contrato con “The Good Wife”, al final de la cuarta temporada. Ello suponía que la quinta empezaría directamente sin él… y sin darle una salida honrosa a su personaje, uno de los más importantes de la serie. Pero su protagonista, Julianne Margulies, habló con Josh Charles y le convenció de esperar unos capítulos más, hasta la “mid-season” de la temporada 5. De esa forma, los guionistas podrían conducir las tramas hacia su fallecimiendo, y darle una buena muerte. Y lo consiguieron: la suya es una de las mejores muertes en series de esta lista.

8 / Billy Thomas en “Ally McBeal”: matando abogados en el juzgado

El personaje de Josh Charles no fue el primer abogado en morir en pleno juicio: se le adelantó en 14 años William “Billy” Thomas, encarnado por Gil Bellows en “Ally McBeal”. Sólo que el de esta serie no fue tiroteado, sino que sufrió un derrame cerebral… tras confesar durante un juicio, entre alucinaciones, que siempre había estado enamorado de Ally (pese a haberse casado con otra de las protagonistas). Así de complicadas son las relaciones en las series: te declaran su amor y luego se mueren.

Contra lacrimales cerrados, montaje con música de la muerte de Billy Thomas.

Al personaje de Gil Bellows lo mataron en la tercera temporada porque “Ally McBeal” estaba perdiendo audiencia. No sirvió de mucho, porque la serie sólo duró dos temporadas más. Y otro dato curioso es que, antes de morir en la pantalla encarnando al abogado William Thomas, Gil Bellows dio vida en “Cadena perpetua” a un recluso que también moría dramáticamente… llamado Thomas Williams. Seguro que ahora el actor se lo piensa dos veces antes de aceptar un papel que se llame William, o Thomas.

9 / Jack Pearson en “This is us”: si no lloras con esta muerte es que estás muerto

“This is us” es una serie muy honesta en su planteamiento: está pensada para hacerte llorar, y no lo oculta en ningún momento. Pero eso no quita para que tenga una narrativa sofisticada, mezclando dos líneas temporales: el presente de los trillizos Pearson, y el pasado de sus esforzados padres. La línea del presente nos permite saber casi desde el principio que el patriarca de la familia, Jack Pearson, murió en trágicas circunstancias. Pero esas circunstancias no se revelan hasta el capítulo 2×14, “Super Bowl Sunday”. Y el que no llore es que no tiene entrañas, porque Jack muere por daños pulmonares tras salvar al perro de la familia cuando se incendia su casa.

La muerte de Jack Pearson en “This Is Us”.

Su muerte no es como las demás, ya que tras ese capítulo, dada la estructura de la serie, seguimos viendo vivo al personaje en sucesivos “flashbacks”. Pero eso no impide que llore hasta al apuntador, después de que los guionistas hayan cebado el misterio de cómo murió, durante temporada y media. El actor que hace de Jack, Milo Ventimiglia, fue nominado al Emmy de mejor actor en serie dramática, por aquella temporada de “This Is Us”. No lo ganó… y ese es otro motivo para llorar.

10 / Sybil Branson en “Downton Abbey”: morir dando vida

En la ficción de “Downton Abbey”, la hija menor de la familia Crawley, Sybil Crawley, adopta el apellido Branson al casarse con el chófer de la familia, Tom Branson. En este culebrón disfrazado de serie culta (es lo que tiene lo “british”), el matrimonio entre clases sociales ya da para mucho drama. Pero las lágrimas alcanzan el no-va-más cuando el personaje de Sybil, encarnado por la actriz Jessica Brown-Findlay, muere tras dar a luz a su hija.

La muerte de Sybil en “Downton Abbey”.

Muerte en el capítulo 3×05, víctima de la eclampsia: convulsiones descontroladas asociadas a hipertensión, que pueden derivar en muerte por asfixia. Para aumentar el drama, el doctor de la serie ya había anticipado ese riesgo, aunque nadie le tomó en serio. Y la enfermedad, dramáticamente auténtica, sigue siendo hoy en día una de las principales causas de mortalidad perinatal. Es uno de los clásicos en las muertes en series… y por desgracia, también en la realidad: morir dando vida.

11 / Warrick Brown en “CSI”: la sombra del delito

Warrick Brown, encarnado por el afroamericano Gary Dourdan, era el más brillante de los ayudantes de Gus Grissom en el “CSI” original: el de Las Vegas. En la convulsa octava temporada, Brown era acusado de dos asesinatos, incluido el de un líder de una familia mafiosa. Y aunque en el juicio era declarado inocente, al final le mataban a tiros en su coche. ¿Por qué los guionistas le mataron, si era uno de los personajes más populares de la serie? Porque, en este caso, la realidad se mezcla con la ficción.

La muerte de Warrick Brown: la Mafia no olvida, ni perdona

La versión oficial es que Gary Dourdan no llegó a un “acuerdo satisfactorio” para la renovación de su contrato, y que por ello abandonó la serie. La extraoficial es que Dourdan, igual que su personaje en “CSI”, se había visto envuelto en asuntos más allá de la ley: en 2008 fue arrestado por posesión de drogas. Y ese arresto fue, en realidad, lo que no “satisfizo” a la cadena cuando llegó el momento de renovar al actor. A Dourdan, igual que a Warrick, le salpicó el delito en la cara.

12 / Ana Lucía Cortez en “Perdidos”: perdiendo los papeles

En la segunda temporada de “Perdidos” se incorporó a la galería de personajes una dura policía de Los Ángeles llamada Ana Lucía Cortez, que estaba en la parte trasera del avión. La interpretó Michelle Rodríguez (de “Fast & Furious”) y fue asesinada por “Los otros” en el clímax de esa misma temporada. Los guionistas dijeron entonces que ése había sido el plan desde un primer momento, y que la propia Rodríguez no quiso un contrato de larga duración “porque es un espíritu libre”. Pero su muerte a balazos coincidió… con esta imagen:

Ficha policial de Michelle Rodríguez: una de las que mueren en "Perdidos".
Michelle Rodríguez: tiene derecho a pedir un abogado…

Es la foto de la ficha policial de Michelle Rodríguez, detenida por la policía de Hawai (donde se grababa la serie) por conducir bajo los efectos del alcohol. Con esos ojos, hacerle soplar en el alcoholímetro parecía bastante innecesario. Pero lo llamativo es que los guionistas mataron a su personaje justo después de la detención de la actriz, en una serie en la que, oh casualidad, a varios intérpretes más les pasó lo mismo. En todos los casos, por cierto, por conducir borrachos. Después de todo, parece que lo más peligroso de esa isla no era el Humo Negro sino el alcohol.

13 / Stringer Bell en “The Wire”: no siempre los más listos sobreviven

El mafioso universitario Stringer Bell era uno de los personajes más carismáticos de esa obra maestra de la televisión llamada “The Wire”. Eso no impidió que el “showrunner” David Simon se lo cargara al final de la tercera temporada, asesinado por otros dos magníficos personajes: Omar Little y Brother Mouzone. Lo que David Simon no esperaba fue el gran cabreo que cogió el actor que daba vida a Stringer Bell: el magnífico Idris Elba. Nacido en Londres, Elba se había mudado a EE.UU. y había eliminado su acento británico hasta parecer un nativo de Baltimore (donde transcurre “The Wire”). Después de tanto trabajo, la muerte de su personaje le sentó, ejem, como un tiro.

Stringer Bell, muerto a tiros en “The Wire”.

Cuenta David Simon que tuvo que calmar a Idris Elba, asegurándole que con su enorme talento no tardaría en encontrar otros papeles en América, en Inglaterra o donde quisiera. Así ha sido: ahora mismo, Elba lidera “El escuadrón suicida”, tiene la agenda ocupada hasta la mitad de esta década, y ha protagonizado su propia serie: “Luther” (una de las 12 mejores series policíacas que podemos ver en plataformas, igual que “The Wire”). Y además, si hablamos de muertes en series, la de Stringer Bell fue un “campanazo” de los que resuenan para siempre en la memoria del espectador.

14 / Charlie Harper en “Dos hombres y medio”: muerto y bien muerto

Hacemos una pausa entre tanto drama para recordar una muerte más bien cómica: la del personaje de Charlie Sheen en “Dos hombres y medio”. La historia es bien sabida: tras un largo historial de problemas con la ley, insultos a sus compañeros y conducta tóxica en el plató, Sheen fue despedido de la serie al final de la octava temporada, y sustituido por Ashton Kutcher. Cuando se anunció el cambio, no pocos anticiparon que sería momentáneo, y que se dejaría la puerta abierta a una o varias apariciones especiales del viejo Charlie. Pero esos rumores quedaron atajados en la primera escena del capítulo 9×01, donde quedaba claro que su personaje estaba muerto y bien muerto. La vemos:

Descripción de la muerte de Charlie Harper / Sheen en “Dos hombres y medio”.

Explotar “como un globo de carne” no deja mucho espacio para reapariciones. Charlie Sheen saltó a otra serie, “Terapia con Charlie”, pero en ella tuvo el mismo comportamiento (para sorpresa de nadie) y sólo duró en antena 2 temporadas. Mientras que “Dos hombres y medio” con Ashton Kutcher duró 4 temporadas más. En el último capítulo jugaron con la posible reaparición de Charlie Sheen, pero no llegó a ocurrir. Y es que, como suele decirse, el humor es una cosa muy seria.

15 / Cordelia Chase en “Angel”: muerte con efectos retardados

“Ángel”, secuela de “Buffy cazavampiros”, tuvo 5 temporadas en antena. En las tres primeras, uno de los personajes más importantes fue Cordelia Chase, encarnada por la actriz Charisma Carpenter. En la cuarta, su personaje fue perdiendo peso, y en la quinta murió por sorpresa. El creador de la serie, Joss Whedon, dijo en su día que los guionistas la mataron porque ya no sabían qué hacer con ella. Charisma Carpenter no ocultó su pena y su decepción. Tanto que en esa muerte precipitada se barruntaba algo más. Pero no se supo toda la verdad hasta febrero de 2021.

Charisma Carpenter junto a Joss Whedon y otros miembros del equipo de "Angel".
En el centro, Charisma Carpenter y Joss Whedon, entre otros miembros del equipo de “Angel”.

Aquel mes de febrero, la actriz reveló lo que ya era un secreto a voces: que Whedon tuvo un comportamiento acosador y abusivo en el plató de “Angel” (igual que en el de “Liga de la justicia”, donde fue contratado para rehacer la película, en sustitución de Zack Snyder). Cuando Charisma se quedó embarazada, Whedon la presionó para que abortara, la llamó “gorda” y se mofó de su decisión de ser madre soltera. Al no lograr torcer la voluntad de la actriz, redujo su presencia en pantalla hasta que finalmente mató a su personaje. Ella calló durante años por miedo a perder contratos, pero acabó contándolo todo casi 20 años después. Time’s up.

16 / Hank Schrader en “Breaking Bad”: ser honrado se paga muy caro

Hank Schrader, interpretado por el actor Dean Norris, es el cuñado policía de Walter White en “Breaking Bad”. Durante casi 5 temporadas, Schrader busca infructuosamente al narcotraficante conocido como Heisenberg, sin darse cuenta de que Heisenberg y White son la misma persona… hasta que ya es demasiado tarde. Atraído por su cuñado hacia una trampa en la que le esperan un grupo de neonazis, Schrader muere de un disparo en la cabeza. Su pecado: empeñarse en hacer cumplir la ley cuando la lógica (de supervivencia) invitaba a lo contrario. ¿Y cómo le sentó esa muerte al duro Dean Norris?

Dean Norris, incorruptible hasta el final en “Breaking Bad”.

No le sentó muy bien. Entre las temporadas 4 y 5, a Dean Norris le ofrecieron un papel principal en una telecomedia. Sabiendo que “Breaking Bad” llegaba a su fin, Norris pidió a los guionistas de la serie que mataran a su personaje para dejarle ir. El “showrunner” de la serie se negó, argumentando que necesitaba al personaje hasta el final… para acabar matándolo igualmente, tan sólo unos capítulos después del momento en que Norris necesitaba “morir”. A veces, demasiadas, ser honrado no tiene recompensa.

17 / Adriana La Cerva en “Los Soprano”: cuando el peligro está en el lado “bueno” de la ley

En el mundo de “Los Soprano”, ir con la ley también sale muy caro. Lo descubrió la novia de Christopher Moltisanti (uno de los hombres de confianza de Tony Soprano) al ser asesinada en los últimos capítulos por colaborar (obligada) con el FBI. El personaje se llamaba Adriana La Cerva; la actriz, Drea de Matteo. Y ella misma ha explicado las razones por las que los guionistas la mataron: porque los espectadores la querían. Si quieres que el público dé un salto en el sofá, tienes que matar a alguien a quien quieran. Y en “Los Soprano” hay muchos personajes con gancho, pero no tantos a los que coger cariño.

Adriana La Cerva, ejecutada por Silvio Dante en “Los Soprano”.

Drea de Matteo se ganó el cariño de todos por su magnífica interpretación. En un principio su personaje iba a aparecer en un solo episodio (una novia más de los mafiosos), pero el “showrunner” David Chase enseguida vió su talento: sus matices, su vulnerabilidad bajo una apariencia de dureza, las sugerencias de un “background” casi nunca explicitado. Empezaron a darle más capítulos, y acabó convertida en un personaje fijo. Hasta que la mataron, claro. Es lo que tiene ser tan buena./

18 / Todos los protagonistas de “A dos metros bajo tierra”: las mejores de todas las muertes en series

“A dos metros bajo tierra” empezaba casi todos sus capítulos con una muerte peculiar (cortesía de su estupendo guionista, Alan Ball, ganador del Oscar de mejor guión original por “American Beauty”). Pero ninguna superó a su magnífico final, quizá el mejor final de serie de toda la historia de la televisión: en un largo “flashforward” íbamos viendo las sucesivas muertes de todos los protagonistas, a lo largo de los años. Mientras tanto suena “Breathe” de SIA. ¿Eres esa persona que no lloró con la muerte de Jack Pearson? Con esta escena llorarás.

Escena final de “A dos metros bajo la tierra”. Hazte un favor y antes ve la serie entera.

Mientras te secas las lágrimas, y ya que estamos con muertes, ojo a estos datos: en “A dos metros bajo tierra” vemos 13 muertes por causas naturales, 11 por asesinato, 10 por accidentes de coche, 9 por golpes en la cabeza, 8 por suicidio, 5 por cáncer y 22 por otras causas. En total, 78 muertes. Con todo ello, ¿por qué no hemos dejado esta serie para el final?

Porque las dos últimas muertes merecen un tratamiento especial.

19 / Ty Borden en “Heartland”: la muerte que indigna a nuestros lectores

“Heartland” es una serie canadiense que triunfa en el continente americano, pero que no es muy conocida en otros territorios. Y aún así, la muerte de su personaje masculino principal, Ty Borden, ha provocado tal terremoto que sus ondas de choque han llegado hasta nosotros. La prueba está en los comentarios a la noticia sobre el enfado del reparto de “Heartland” por la muerte de Ty, con decenas de lectores exigiendo a los guionistas que resuciten al personaje. ¿Lo conseguirán?

La muerte de Ty Borden en “Heartland”.

Parece improbable que lo consiguen. Ty amagó con morir al final de la temporada 13, finalmente falleció en el primer capítulo de la temporada 14, y la número 15 ya está en producción… sin él. Y ni siquiera desapareció por voluntad de los guionistas: el actor que lo interpreta, Graham Wardle, quiso alejarse del rancho de “Heartland” después de casi tres lustros entregado al mismo papel. A esas alturas, pocas cosas más podían ocurrirle a su personaje, salvo morirse. Descanse en paz.

20 / Chanquete en “Verano azul”: cuando la palabra “spoiler” no existía

“Verano azul”, la ya mítica serie de Televisión Española sobre un grupo de adolescentes despertando a la vida en vacaciones, se estrenó en 1982. Desde entonces ha tenido ¡11 reposiciones! La última, este mismo verano de 2021. Y fue muy atrevida para la época, tratando temas candentes (el divorcio, el maltrato, etc). Es obvio que no ha envejecido del todo bien, pero es un magnífico reflejo de cómo ha cambiado el mundo en 40 años. Y uno de los mayores cambios ha sido la forma en que consumimos televisión. Porque hoy las series guardan con celo las muertes de los personajes principales, para que la sorpresa explote en la cara de los espectadores. Pero en 1982…

Portada de Supertele: "Chanquete se muere el domingo".
Parece que a Chanquete le va a pasar algo en el próximo capítulo. ¿Qué será?

Días antes de la emisión de su penúltimo, la revista “Supertele” (entre otras) informaba de la muerte del personaje más querido y carismático de “Verano azul”: el marinero y amigo de los niños, Chanquete, encarnado por Antonio Ferrandis. Nada de ocultar el fallecimiento, guardar la sorpresa hasta el final, alerta “spoilers”, etc, etc. Nada de eso: “Chanquete se muere el domingo”.

Eran otros tiempos. ¿Os imagináis que hubieran hecho eso mismo, con las otras 19 series de esta lista?

Y tenemos más listas que te pueden interesar: los 20 mejores cameos de deportistas en cine y televisión, 12 famosos irreconocibles por el maquillaje, o los terroríficos 10 peores casos de adictos al bisturí en el mundo del famoseo.

Author

Dr. Rumack

Volando de cine en cine desde 1975, aterrizo en "Sesión Doble" con un doble objetivo: hablar de cine, y hablar de televisión. Disfruta con nosotros, opina lo que quieras y critica lo que te parezca: todo es bienvenido. Pero por favor: no me llames Shirley.

Escribir Comentario